Fundada por los Almoravíes en el Siglo XI, en sus comienzos fue un destacamento militar. Luego fue la capital administrativa de marruecos y hoy es día es una de las ciudades más imperiales del país.

El área de mayor actividad es la céntrica, con palacios y monumentos muy antiguos. Se encuentra aquí el Gran Palacio Real, el cual nunca fue terminado de construir.

La ciudad está divididad en antigua y moderna, con un mercado chico, donde se venden alfombras típicas, cueros, zapatillas y objetos en plata.

Para comer la ciudad es barata como en todo Marruecos y posee buenos restaurantes.




Seguinos