Viniendo de la costa del Pacífico por la Carretera Panamericana desde Osorno, antes de Puerto Montt se encuentra el vergel de Frutillar, cantarino y respetuoso de sus tradiciones, con el telón de fondo de la sobria majestad de sus volcanes. Cotizado centro de veraneo. En sus comienzos fue una fusión de voluntades y razas que lograron conformar una villa con logros y triunfos que cristalizan en la Semana Musical del Frutillar, que anualmente se celebra en febrero.




Seguinos