Las playas de Varadero, quizás uno de los principales destinos turísticos de Cuba,  son al mismo tiempo un sitio remoto pero accesible. En menos de dos horas y media se puede llegar por ruta desde La Habana. También hay empresas de micros dedicadas a ese recorrido, y hasta existe la opción de hacer el viaje en taxi o incluso en tren, aunque éste último llega a demorarse unas 4 horas y media en llegar a destino. Los vuelos internacionales también llegan al aeropuerto de Varadero, el cual se ubica a unos veinte kilómetros de la península. En este sentido, un destino como Varadero tiene paquetes turísticos para todos los gustos, incluso para los más aventureros, que tienen la alternativa de arribar por vía marítima.

Con más de 22 kilómetros de largo, Varadero es uno de los polos turísticos más visitados de la isla. Todas sus playas se extienden a lo largo de una península muy estrecha, y se caracterizan por un tipo de arena fina, muy blanca y con una delicada pendiente en su descenso hacia el mar. La temperatura de las aguas es realmente cálida durante todo el año.

Las zonas balnearias conforman un largo complejo en donde es posible disfrutar de una paz increíble durante el día, bajo el radiante sol del Caribe, y con aguas muy tranquilas y poco profundas, salvo para aquellos turistas audaces que decidan recorrer las áreas destinadas para el buceo y otros deportes subacuáticos.

Varadero y playas son sinónimos, y eso se ve reflejado en espacios legendarios como la Playa Azul y la Playa Paradisus, probablemente los complejos más requeridos y admirados por los visitantes, donde también se alzan algunos de los más famosos balnearios de Cuba.




Seguinos